Mi Primera Carrera Trail

October 19, 2016

 

 

A diferencia de muchos, yo llegué al trail y no él a mí!! Yo lo busqué, más que por opción, por necesidad.

 

Durante un poco más de 4 años, he sido corredora de calle y luego de 5 maratones tuve la necesidad de alejarme un ratito (pero sólo un ratito del asfalto) ya que cada una de ellas las corrí con algún tipo de molestia o lesión y por supuesto terminaba peor. Era algo súper raro, porque mis preparaciones eran bien hechas, mis entrenamientos también, pero mis piernas a pesar de los kms y de la pf, no lograban ser fuertes. Entonces qué hago, qué puedo hacer???  Encerrarme en un gimnasio no era opción, no me imagino haciendo pesas para sacar fuerza para volver a correr. No no no!!!!  

 

Andrés, nuestro coach, me dice: “el cerro te va a ayudar a sacar fuerza”. Cresta!! Que susto el cerro, las subidas me cansan, las bajadas me dan miedo, cómo el cerro me iba a ayudar en esto?? Pero era el cerro, o nada!!! Obvio!! Vamos al cerro.

 

Luego de 3 semanas sin hacer nada, los primeros días de octubre, Andrés me dice ok, mañana puedes ir al cerro.. pero sólo a caminar!! “Algo es algo” pensé y así fue como, con algo de miedo, junto a José (María José Leiva) y Silva (Silvana Brignole), fui a conocer esta nueva experiencia!! Claramente la subida me hizo llegar con la lengua afuera y la bajada…. Si no tenía dónde afirmarme, me sentaba y bajaba “de potito” nada que hacer, era eso, o llegar sin dientesJ. Fue un poco más de 1 hora y sólo eso bastó para que quedara “enganchada”. La semana siguiente, fueron cerca de 2 horas  en las cuales la Isa (Isabel Valenzuela) me daba tips, unos excelentes tips. Esta segunda vez, ya no sólo estaba enganchada, si no que fascinada.

 

Y llega el día 15 de octubre!! Estaba inscrita para mi primer trail, que puede ser un chiste para muchos, pero para mí, “correr” en el cerro por 10 kms era el tremendo desafío.  Estaba demasiado tranquila, tanto, que me quedé dormida!! La Bal me pasaba a buscar a las 8 am y yo me desperté 7:30!!! Cómo era mi primera vez, no hubo rituales ni mayor preparación, sólo un rico desayuno, a la ducha y a vestirme!! Lo único sagrado antes de salir a algún lado es darle un beso a mis enanos y a mi marido.

 

Llegamos temprano a los estacionamiento, lo que nos permitió hacer todo con calma, dejar las cosas en el auto, calentar, escuchar las instrucciones de Roberto (Roberto Barrientos) coach que nos acompañó ese día. Sacarnos fotos, saludar a algunos amigos y con tranquilidad,  encajonar!! Miro a todos lados y ahí me dio un poco de nervio, en realidad más que un poco. Gente que se prepara para hacer esto, gente que se entrena por mucho tiempo para subir a un cerro, personas que van a hacer tiempo, a ganar…. y yo, yo entremedio de todos, yo que sólo con dos subidas al cerro estaba ahí a minutos de partir . En ese momento le digo a la Cony (María Constanza Ríos), que iba con la misión de acompañarme!! No me puedo demorar más de 2 horas, porque mi plan dice 2 horas de trail. 5,4,3,2,1… vaaaaamos, partimos.  No habíamos avanzando ni 1 kilómetro y un “taco”. La verdad en el camino nos topamos con varios cuellos de botellas para avanzar, porque era la distancia con más inscritos, pero a diferencia de correr en calle, acá me daba lo mismo pasar a alguien o que me pasaran. A diferencia de la calle, acá en el cerro, estos momento de tacos los disfruté, porque esa conexión con la tierra, con las plantas, con el aire puro, es algo difícil de explicar. Para mi primer trail, quería pasarlo bien, disfrutar y llegar con 2 mis objetivos cumplidos 1ª No demorarme más de 2 horas y 2º llegar sin haberme caído.

 

De verdad es súper difícil escribir o decir lo que sentí ese día, siempre miré los cerros de lejos, con miedo, y ese día estaba ahí entremedio de ellos, sin nada de miedo, con mucho respeto, pero muy tranquila.

 

Las subidas como eran de esperar me dejaron un poco cansada, a momentos era imposible siquiera tratar de trotar, mucha gente y porque era muy empinado… Lo estaba pasando tan bien, que daba lo mismo lo que hubiera que subir, seguía subiendo.… Iba acompañada de la mejor pacer del mundo!! Seca y grande Cony, como siempre lo paso demasiado bien con nuestras conversaciones y canciones. Con tus tips me ayudaste demasiado.

 

En un momento miro mi reloj, llevaba casi 5 kms y recuerdo el dibujito de  la altimetría y que  la “peor” subida era del km 5 al 6 y ufff sí que era DOÑA subida.. creo que lo peor en ese momento no fue que me haya cansado subiendo, si no que iba pensado como cresta iba a bajar, cómo irán a ser las bajadas si las subidas eran así? Nada pues, ya estoy acá y no hay otra forma de llegar a la meta, así que me entregué no más y a correr, ya había pasado lo más difícil. Cada cierto rato me acordaba de todas las madres del mundo, sobre todo cuando el camino estaba lleno de piedras o cuando alguna persona delante de mí paraba sin poner intermitente…. Cuando creía que todo estaba más plano OTRA bajada empinada!!! Y vamos de nuevo MAMITTTAAAA, MAMAAA, fueron mis gritos de guerra en esas bajadas,

 

Y así sin darme cuenta, porque con suerte miré el reloj 2 veces, salimos del parque y empezamos a bajar a la meta,  y  veo a aquellos corredores más rápido, que con medalla en cuello empiezan a alentar a aquellos más tortuguitas que quedamos atrás, siempre me emociona eso, ver a aquellos que si bien cruzaron la meta, se devuelven a alentar a otros, lo encuentro total…

 

Llego a la alfombra verde y escucho un MAMITAAA, eran mis dos enanas exquisitas, que de nuevo me esperaban en la meta, unos metros más allá mi Ale, “Dale Negra” ya llegaste!!!  Y si… no más de 50 metros y llegué a la meta, brazos arriba, abrazo a la Cony, medalla de finisher y felicidad absoluta.  Había completado mi primer trail, algo que ni en sueños imaginé, pero lo había hecho. Lo mejor, cumplí mis 2 objetivos, llegué en 1 horas y 43 minutos y con todos mis dientes y sin ningún rasguño.

 

Siempre he sido una persona que  agradece todo y por lo mismo…Color, ese día te dí las gracias, nuevamente te las doy, no tenías por qué haber ido y sin embargo estuviste cada cms a mi lado. Gracias linda.  Coach, gracias por no darme otra opción, mandarme a la punta del cerro (si, sé que a veces te dan muchas ganas) y enrielar mi cabeza hiperventilada, prometo cumplir mi plan al pie de la letra para llegar a esos 30 kms en Futangue… Tenemos tiempo!!! .Isa, José y Silva, gracias por esos dos días de entrenamiento en los cuales me dieron grandes tips. Pero mi mayor agradecimiento es para mí Ale, gracias, simplemente gracias por estar y apoyarme en todo lo que se me ocurre.  

 

Estoy iniciando un nuevo romance con el cerro, y como todo, al principio es maravilloso, pero estoy dispuesta a poner mucho de mí para que esta relación sea duradera!!

 

 

Please reload

Recent Posts

April 25, 2018

October 5, 2017

Please reload

Archive
Please reload

Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Instagram Social Icon